Cómo limpiar los muebles de la cocina

Cómo limpiar los muebles de la cocina

Limpiar los muebles de la cocina es una tarea que no resulte agradable para prácticamente nadie. Sin embargo, es una práctica que hay que llevar a cabo con frecuencia para garantizar el orden, la limpieza y la higiene.

Antes de iniciar esta tarea, es importante despejar las encimeras y vaciar todos los elementos, incluida la mesa del comedor o alguna mesa auxiliar. Así, podrás colocar en ellas todo lo que vayas sacando de cajones y armarios.

Cómo iniciarse en esta tarea

Si tienes poco tiempo, barre primero el suelo y cubre alguna zona despejada con un plástico o mantel que puedas lavar después. Para limpiar los muebles de la cocina debes vaciarlo todos y, posteriormente, limpiar el interior y el exterior: las baldas, la cara interior de las puertas, el exterior, los rincones…

En primer lugar, pasa un trapo seco para retirar migas, polvos, trozos de comina… Si queda algún resto de grasa, haz uso de un desengrasante o una bayeta humedecida en agua tibia con un poco de bicarbonato.

Tras esto, pon agua tibia con un poco de jabón neutro en un barreño y usa la mezcla para repasar el interior de los armarios. Si los muebles son de madera natura, utiliza productos especiales para su limpieza. El vinagre ayuda a darle brillo y desinfectar la superficie.

Colocar de nuevo todo lo que había sacado

Al ir introduciendo utensilios, menaje, alimentos y resto de artículos en los muebles es imprescindible deshacerse de todo aquello que no se utiliza. Hecho esto, el orden de entrada de los productos debe seguir el método FIFO (First-In, First-Out), es decir, todo lo que se utilice con más frecuencia o de manera diaria, esté más a mano, y todo lo que caduque antes, igual.

Para limpiar los muebles de la cocina por fuera, lo primero es retirar el polvo y, posteriormente, utilizar productos que variarán dependiendo del material de los muebles. Si son de madera, un producto ideal es una disolución a partes iguales de vaselina líquida y aguarrás.

Para los muebles laminados basta con agua tibia y jabón neutro, frotando suavemente con un paño y limpiando de arriba a abajo. El PVC se limpia con una bayeta sabe, de microfibras, y agua con jabón líquido. Si tienes muebles lacados, puedes hacer lo mismo que con los muebles de PVC.

Si cuentas en tu cocina con una vitrina, limpia primero los cristales y después el exterior del mueble en función del material del que esté hecho.

Cocinova

Cómo limpiar los muebles de la cocina