Cómo dejar tus ollas como nuevas

Cómo dejar tus ollas como nuevas

Lavar las ollas es una tarea que requiere de cierta paciencia, especialmente si se recurre al fregado a mano. Si utilizas un buen lavavajillas y un programa de lavado adecuado quedarán tus ollas como nuevas, y además consumiendo poca agua.

No obstante, si prefieres fregar tus ollas a mano, has de tener en cuenta que no todos los estropajos son los adecuados. Si el fondo de la olla es antiadherente, se utiliza un estropajo no abrasivo y se frota de manera suave en el interior sin dejar rastro. Para el exterior de la olla es recomendable frotar con la otra cara del estropajo.

Continuando con los estropajos, es importante atender a su color. El estropajo verde es el mejor para los utensilios de cocina y el exterior de las ollas. Los estropajos azules son más indicados para el interior, pues sus fibras son más suaves y protegen más las superficies antiadherentes o delicadas.

Qué hacer cuando se quema la comida

Cuando la comida se quema y tenemos que limpiar las ollas, dejarlas como nuevas no es sencillo, pero sí es posible.

El primer paso en estos casos es poner la olla a remojo con agua caliente y un poco de detergente. A continuación, aclarar y poner en el lavavajillas. Así consigues dejar tus ollas como nuevas.

Si queremos fregarlas a mano, una opción es limpiarlas añadiendo agua con sal y dejar hervir durante unos 20 minutos. De ese modo, la comida quemada se ablanda y es más fácil de retirar.

Un truco similar es el de hervir agua con vinagre en lugar de sal. El efecto es similar, los restos de comida se reblandecen y es cómodo retirar toda la suciedad.

Una última opción para dejar tus ollas como nuevas es añadir sobre el fondo quemado bicarbonato y posteriormente echar agua y dejar en remojo. Pasado un tiempo retiramos los restos de comida sin dificultad y limpiamos el fondo. Una alternativa es hervir agua con bicarbonato y añadir unas gotas de vinagre.

Cocinova

Cómo dejar tus ollas como nuevas